Una de las presentaciones más esperadas del Mobile World Congress de este año era, como viene siendo tradición, la de Samsung, que nos presentó su nuevo top gama, el Samsung Galaxy S7 y su variación Edge igual que el año pasado con el S6. Un dispositivo que a priori no trae demasiadas diferencias en cuanto diseño se refiere pero que introduce cambios muy interesantes que permiten igualarlo a sus feroces competidores.

Qualcomm, sin abandonar Exynos

Este dispositivo viene en tres configuraciones diferentes según el país donde se distribuya. La G930 a la venta en Estados Unidos, la G930F disponible en el resto de países y la G930FD que únicamente se diferencia de la anterior por tener la opción Dual-SIM y que estará únicamente disponible en el sureste asiático.

Fijándonos inicialmente en el modelo global (G930F), vemos que como ya pasaba en el S6, Samsung apuesta por sus propios procesadores dotando este dispositivo del Exynos 8890, un Octa-core compuesto por dos Quad-cores, uno a 2.3 GHz y otro a 1.3 GHz complementados por una GPU de ARM, la Mali-T880 MP12. El S7 viene equipado con una memoria RAM de 4 GB y tiene un almacenamiento interno de 32 GB que se pueden ampliar mediante una targeta microSD hasta los 200 GB. Aun así en algunos países, entre los que no está España, se venderá la opción de 64 GB también ampliables.

En el modelo estadounidense la compañía abandona el procesador propio y vuelve a confiar en Qualcomm como hacía anteriormente. En este caso dota al S7 de un Snapdragon 820 Kryo con dos Dual-core a 2.15 GHz y 1.6 GHz respectivamente, complementados con un Adreno 530 de GPU. La memoria RAM de esta configuración varia en función de la compañía telefónica desde la que se adquiera el dispositivo siendo de 4 GB en todas excepto U.S. Cellular que venderá el dispositivo con 3 GB de RAM. El almacenamiento interno es únicamente de 32 GB ampliables igualmente a 200 GB mediante una tarjeta microSD.

Apostando por Always-on

La pantalla del S7 es la misma que encontrábamos en su predecesor, una Super AMOLED de 5.1 pulgadas con una resolución de 2560 x 1440 píxeles que la convierten en una Quad HD con una densidad de 577 píxeles por pulgada, manteniéndose también el vidrio ultra-resistente Corning Gorilla Glass 4. Igual que LG con su nuevo G5, Samsung nos introduce la tecnología “Always-on”, que permite ver la fecha y hora así como las notificaciones en la pantalla de forma continua sin una afectación significativa en el consumo de batería, es más, se afirma desde la compañía que el gasto es menor al de las repetidas comprobaciones que hacen los usuarios actualmente, al encender y poner en reposo la pantalla únicamente para ver las notificaciones o la hora.

Menos megapíxeles pero más luz

Con el S7, Samsung ha querido apostar por una gran apertura, concretamente f/1.7 tanto en la cámara trasera, que se reduce hasta los 12 MP, cuatro menos que su antecesor, como en la delantera de 5 MP, esta apuesta aporta a las imágenes mucha luminosidad y permite mejorar sustancialmente los resultados en escenarios con poca luz. Los píxeles tienen una medida de 1.4 µm y la cámara principal dispone de estabilización óptica de imagen (OIS) lo que se transforma en unas imágenes más nítidas y menos expuestas al desenfoque y la borrosidad. Este dispositivo graba 4K (2160p) a 30fps, Full HD (1080p) a 60fps y también Slow-motion a 240fps en HD (720p). Introduce la posibilidad de grabar en 4K y tomar fotos simultáneamente (9 MP) y también Dual-video, que permite grabar con las dos cámaras, la principal y la secundara, a la vez.

Batería completa en 90 min.

Este dispositivo tiene una batería un poco más grande que su antecesor llegando a los 3000 mAh, no es extraíble y una de las razones por las que se han decidido a que no lo sea es por su certificación IP68, que permite sumergirlo hasta a 1.5m de profundidad durante 30min, teniendo en cuenta que en el Galaxy S5, lanzado hace dos años con batería extraíble y certificacion IP67, el agua se colaba, en algunos casos, por la carcasa exterior a pesar de las incorporaciones de plástico en ésta, que la compañía había hecho. Esta batería tiene tecnología de carga inalámbrica mediante un puerto de carga y también dispone de carga rápida que permite recargar el dispositivo completamente en tan sólo 90 minutos.

Android 6.0.1

En su buque insignia Samsung vuelve a confiar en Android para su sistema operativo y como no podía ser de otra forma lo hace con Marshmalllow en su versión más reciente, la 6.0.1 con TouchWiz, la capa de personalización típica de los surcoreanos y que no ha llegado con demasiadas diferencias ni novedades con respecto a su versión anterior pero que ha puesto énfasis en los juegos móviles con una API específica para desarrolladores, un centro de juegos llamado “Game launcher” y las nombradas “Game tools” que aportan funciones novedosas como la grabación de partidas o la desactivación de las notificaciones mientras se está jugando.

Parecido al S6 pero no igual

El diseño exterior del Galaxy S7 es muy parecido al de su antecesor, el S6. Aun así se han hecho pequeños cambios que le dan un toque más ergonómico y elegante, que han conseguido un efecto de fusión de materiales. Uno de los pequeños cambios introducidos ha sido eliminar los bordes biselados del dispositivo, de manera que las juntas entre el cristal y el aluminio son mínimas dando un toque más refinado. El cristal de la parte posterior, igual que el de la delantera, es Corning Gorilla Glass 4. Las dimensiones del dispositivo son 142.4 x 69.6 x 7.9 mm con una relación pantalla-cuerpo del dispositivo del 72.1% y con un peso de 152 gramos, está disponible en cuatro colores negro, blanco, plateado y dorado.

Últimos datos

El Samsung Galaxy S7 llega pisando fuerte en un mercado, el de los smartphones de alta gama, cada vez más competitivo. Mantiene el lector de huella dactilar en el botón home del dispositivo y el sensor de frecuencia cardíaca en la parte trasera, junto a la cámara. La marca sigue apostando por su propio sistema de pagos móviles “Samsung Pay” que cada vez está más presente, con más apoyos y certificación de Visa y MasterCard, además de recuperar la resistencia al agua con certificación IP68 y recuperando también el slot para tarjetas microSD, como hemos comentado anteriormente.

Pin It on Pinterest

Share This